07 agosto 2007

Observación en Alcaracejos

El pasado mes de julio nos reunimos unos amigos para observar en la casa de campo de nuestro amigo Monolo Barco. Llevaba tiempo con un mono impresionante según os he contado en la historia anterior.
Dias antes había vendido el que hasta ahora era mi telescopio principal y que tenía en la caseta, un Meade LX90. La verdad no le daba apenas uso, bueno, ya os contaré esto en otra historia que estoy preparando.

Volviendo a la observación, el plan era quedarnos dos noches de observación. Entre los asistentes estaban el anfitrión Manolo Barco, al que desde aquí quiero agradecer de nuevo su hospitalidad. Jesús R. Sánchez, Emilio Hidalgo, Víctor Dékert, José Gutierrez, Jesús Tejederas y un servidor. Hubo esta ocasión una nutrida exposición de telescopios,y muchos de ellos de una reputación conocida por su calidad. Así había un FS102, un TSA 102, unos binoculares con dos FS102, un mewlon de 210, un Meade LX200 de 8", un Intes-Maksutov de 7" y un tremendo Starfire EDF 160. De todos es conocida la calidad de estos tubos, y no todos los días se tiene la oportunidad de mirar por uno de ellos. Sin embargo creo que no se le pudo sacar todo el partido del que es capaz, ya que había estado toda la tarde en el coche y tardó mucho tiempo en aclimatarse.
En la primera noche, los asistentes nos dedicamos a probar los nuevos instrumentos que por allí aparecieron. Otro de los tubos que despertó gran interés fueron los prismáticos con sendos FS102. No termino yo de acostumbrarme a observar con los dos ojos. En mi caso, mi principal interés estaba en probar el Intes-Maksutov de 7" y comprobar su rendimiento en observación planetaria, y debo decir que no me defraudó en absoluto, aunque esto lo detallaré en otra historia.
La segunda noche fue el turno de los portátiles y de las cámaras webcam. Corrían los vídeos de Júpìter. Manolo Barco también hizo alguna que otra foto de cielo profundo. A las tantas de la madrugada el cansancio hizo mella y dimos por concluida la observación, aunque no sin antes, Lola, la anfitriona, nos deleitó con algunas delicias culinarias, a la cual desde aquí quiero agradecer también su hospitalidad. Ya estoy deseando de que nos volvamos a juntar en tan agradable compañía.



Publicar un comentario